30 | ago | 2013
| Fotografía por: Cristina Viehmann
ETIQUETAS
Los beneficios de los jugos verdes

Últimamente los jugos y los smoothies han ganado gran notoriedad. En las redes sociales y en las pláticas entre amigos son el tema de moda. Por todos lados vemos fotos y recetas de este tipo de bebidas.


¿De qué se trata esta nueva corriente y por qué se ha vuelto tan popular en tan poco tiempo? La respuesta es fácil: practicidad y valor nutricional.


Consumir jugos y/o smoothies regularmente es la forma más sencilla de proporcionarle a nuestro cuerpo nutrientes esenciales, vitaminas, minerales, fitonutrientes, etc., además de que es fácil de digerir.


¿Cuál es la diferencia entre jugos y smoothies? ¿Cómo debemos prepararlos? ¿Cómo se consumen?


Jugos


Cuando hacemos de los jugos parte de nuestra rutina diaria nos aseguramos de darle a nuestro cuerpo alimentos que regularmente no consumimos por diversas razones. También lo proveemos de un sinnúmero de nutrientes que son asimilados instantáneamente por el organismo.


Tomar jugos de manera regular es una de los métodos más efectivos para depurar nuestro cuerpo: al remover la fibra, le damos un descanso a nuestro sistema digestivo, y utilizamos esta energía en la reparación de nuestras células y la eliminación de toxinas.


Cabe recalcar que los jugos no son sustitutos alimenticios, y lo ideal es tomarlos en ayunas o antes de alguna de nuestras comidas.


Recomendaciones


- Los mejores vegetales para hacer jugos son el pepino, apio, lechuga romana, entre otros, por su alto contenido de agua
- Los vegetales crucíferos, como el kale (col rizada) y el brócoli, pueden provocar inflamación si se consumen crudos, además de que contienen goitrógenos, químicos naturales que en algunos casos pueden interferir con el buen funcionamiento de la tiroides. La mejor manera de prevenir esto es cocinarlos al vapor, así evitas molestias, y al no cocerlos en exceso logras conservar parte de sus nutrientes.
- Lo ideal es optar por jugos hechos de vegetales exclusivamente. Si agregas alguna fruta a tu jugo debes de consumirlo con el estómago vacío y utilizar frutas con bajo contenido de azúcar. Las frutas no deben mezclarse con ninguna otra comida (a excepción de los vegetales), ya que dificulta el proceso digestivo y se impide la correcta asimilación de los alimentos.
- Rota tus vegetales. Algunas verduras, como la espinaca y el ruibarbo, contienen oxalato, compuesto natural que se encuentra en algunos alimentos de origen vegetal. El ácido oxálico puede ocasionar irritación y bloquea la absorción de ciertos minerales. La clave está en la variedad; cada semana cambia los vegetales de tu jugo y/o smoothie.


Smoothies


Los smoothies son un gran aliado para nuestra salud digestiva, ya que proporcionan la fibra necesaria para ayudarnos con la eliminación de toxinas, mantiene estable nuestro nivel de azúcar y satisface nuestro apetito. A diferencia de los jugos, los smoothies sí pueden ser utilizados como sustituto de una comida.


Si nuestro objetivo es bajar de peso, los smoothies pueden ser de mucha ayuda para disminuir nuestra ingesta calórica de manera saludable.


Recomendaciones


- Debemos cuidar la cantidad de azúcar en nuestros smoothies, por lo que no debemos excedernos con la cantidad de fruta que agregamos. La proporción ideal es 60% fruta y 40% vegetales.
- Agrega superfoods como chía, amaranto, cacao, maca, cáñamo (hemp), bayas de goji, espirulina, etc. Estos alimentos son un verdadero tesoro ya que poseen muchísimas propiedades antienvejecimiento y antiinflamatorias, además de contener una gran cantidad de proteína, minerales, antioxidantes, etc. ¡No pueden faltar en tu smoothie!
- Lo ideal es tomarlo mínimo una hora antes de ingerir cualquier otro alimento (recuerda la regla de no mezclar frutas con otras comidas).
- Bebe despacio y mastica tu smoothie para lograr una óptima absorción de nutrientes y una buena digestión.


Receta: Súper Jugo Verde


- Un puño de espinaca
- Un puño pequeño de perejil
- Un par de varas de apio
- Una manzana (cualquier tipo de manzana sirve, excepto la Granny Smith que no produce suficiente jugo)
- Un limón (si lo prefieres, puedes licuarlo con la cáscara)
- Jengibre (un trozo del tamaño de una uña o pulgada)
- Puedes agregar agua de coco después de licuar el jugo, al gusto


Receta: Smoothie de arándanos


- Un plátano congelado
- Una taza de arándanos
- Una cucharada de cacao rallado (opcional)
- Una cucharada de chía
- Un puño de kale (col rizada)
- Un vaso de leche de almendra

Mónica De La Paz Múzquiz es Health Coach certificada por el Institute for Integrative Nutrition.
Contacto: monydelapaz@gmail.com

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (4 votos, promedio: 4,25 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER