23 | jul | 2013
Nota por: Mónica Dela Paz Múzquiz
| Fotografía por: Pavel Loj
ETIQUETAS
Los antojos, el lenguaje del cuerpo

Todos tenemos antojos, dulces o salados. La pregunta es ¿por qué?


Nuestro cuerpo es una máquina perfecta que no comete errores. Siempre nos hará saber cuando no lo estemos alimentando adecuadamente y le falten nutrientes esenciales para su buen funcionamiento. Los antojos son la herramienta que tiene nuestro organismo de avisarnos que algo le falta. Entre más nutrientes nos falten, mayor serán nuestros ganas de comer.


Los antojos pueden deberse a distintas razones. Podemos destacar las siguientes:

1. Deshidratación
2. Cansancio
3. Estado anímico
4. Desnutrición
5. Imbalance Ying-Yang
6. Hormonas



Deshidratación: La deshidratación puede manifestarse como hambre. En algunas ocasiones creemos estar hambrientos cuando lo que en realidad tenemos es sed. A veces es suficiente con que nos tomemos un vaso con agua para que el deseo por algo dulce o salado desaparezca.


Falta de sueño: La falta de sueño ocasiona que nuestros niveles de leptina y grelina, hormonas que regulan nuestro apetito, se vean afectadas. Es común que después de una noche de mal dormir nuestros antojos se disparen, y lo más probable es que tengamos deseos por comer algo dulce. Cuando el azúcar entra al torrente sanguíneo se convierte en glucosa, la cual es el combustible de nuestras células. Por eso al consumir carbohidratos, especialmente simples, sentimos un aumento casi inmediato de energía. Es de vital importancia dormir 8 horas diarias y le demos al cuerpo el descanso que necesita.


Estado anímico: ¿Te sientes ansioso? ¿Aburrido? ¿Estresado? Todo esto puede causar “apetito emocional”. Probablemente cuando estás deprimido tus ganas de comer algo dulce aumenten, ya que el azúcar libera endorfinas, lo que nos hace sentir contentos y relajados. Debemos aprender a identificar que sentimientos nos causan estas reacciones y comprender que la comida no es la solución. Lo que sea que nos falta o estemos buscando no se encuentra ahí. Hacer ejercicio o meditar diariamente, tener una relación de pareja sana o un trabajo que te guste, te hará sentir satisfecho y tranquilo, y por ende mantendremos controlado nuestro apetito.


Desnutrición: Una dieta alta en calorías pero baja en nutrientes puede causar fluctuaciones hormonales y en los niveles de azúcar en nuestra sangre, ocasionando que nuestro cuerpo se sienta hambriento. Cuando estamos desnutridos es común que nuestros antojos aumenten, ya que estamos llenando nuestro cuerpo de calorías “vacías” que no aportan ningún valor nutricional a nuestra dieta. Si disminuimos nuestra ingesta de comida chatarra y aumentamos nuestro consumo de alimentos nutritivos, los antojos disminuirían ya que el cuerpo se sentirá satisfecho.
El consumir grasas “buenas” ayuda a reducir los antojos dulces. Cabe mencionar que el consumo de estas grasas ayuda a reducir la inflamación y a quemar grasa abdominal. Las mejores fuentes son los peces de agua fría, como las sardinas y el salmón, así como la semilla de la chía, la semilla de calabaza, la semilla de cáñamo, la linaza, las nueces y el aguacate.


Hormonas: Cuando las mujeres están en su periodo, embarazadas o en la menopausia, los niveles fluctuantes de estrógeno y testosterona pueden causar antojos. A veces esto está fuera de su control, pero siempre se puede optar por alternativas saludables y nutritivas para satisfacer el apetito.


Imbalance Ying/Yang: Algunos alimentos tienen propiedades expansivas y otros son contractivos. Consumir mucho alimentos de uno de estos grupos puede ocasionar antojos por alimentos del grupo contrario. Consumir mucha carne, huevo o mariscos (Yang) puede ocasionar antojos por azúcares (Ying). Ésta es la manera del cuerpo de mantener el balance.


Tips para evitar los antojos:
- Mantenernos hidratados durante el día
- Añadir más vegetales y frutas (en moderación) a nuestras comidas
- Consumir fibra diariamente (el psyllium es una excelente opción)
- Consumir proteína en el desayuno
- No pasar muchas horas sin comer



Ama a tu cuerpo y escúchalo. Entre más sintonizados y en armonía estemos con él, mejor nos sentiremos anímica y físicamente.

Mónica Dela Paz Múzquiz es Health Coach certificada por el Institute for Integrative Nutrition.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (Sé el primero en votar)
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER