La novela, una forma de arte urbano

Tenemos las ciudades que imaginamos. Para poder imaginar nuevas y mejores ciudades, tenemos que aprender a observar las ciudades que tenemos. Una manera de hacerlo es a través de la literatura, la cual, con la ayuda de la ficción nos enseña a observar.

La novela retrata las ciudades en sus amplias y detalladas descripciones de escenarios. Es capaz de comunicar valores y sentimientos acerca de lugares citadinos en una forma única.

Siempre ha sido una forma de arte urbano. La ciudad y la novela se crean recíprocamente. Desde un punto de vista histórico, la novela nació en la ciudad. La novela urbana les enseña a los lectores a imaginar ciudades y a observar ciudades existentes en una nueva forma.

Arquitectos y planeadores también reconocen esta conexión. Por ejemplo, el autor y planeador urbano Kevin Lynch escribe: “Dickens ayudó crear la Londres que vivimos hoy en día, tal como la construyeron sus creadores”.

Esta entrada fue publicada en Cultura. Guarda el enlace permanente.