20 | abr | 2013
Nota por: Rebeca Nuño
| Fotografías por: Cristina Viehmann
ETIQUETAS
Tu tiempo, mi tiempo

Cuando en Monterrey son las 6:50 pm en Tokio son 9:50 am, mientras que en Madrid son las 2:50 am, así que seguramente mientras un ciudadano regiomontano está por terminar su día laboral planeando su noche, decidiendo entre una cascarita, ir al cine o regresar con la familia, un ciudadano en Tokio seguramente ya desayunó, hizo ejercicio y despidió a sus hijos para irse a la escuela. En Madrid la noche comienza a morir en los bares y restaurantes para los jóvenes, mientras que las familias están en los brazos de Morfeo y algún lector apasionado está desvelado con alguna novela nacionalista.


Determinar la hora exacta en la que vivimos es un estudio que por años ocupó a astrólogos y que hoy es tarea de un reloj atómico. La hora en la que vivimos está determinada en base a Husos Horario. “En geografía, Huso Horario es cada una de las veinticuatro áreas en que se divide la Tierra, siguiendo la misma definición de tiempo cronométrico. Se llaman así porque tienen forma de huso de hilar, y están centrados en meridianos de una longitud que es un múltiplo de 15°.”


Sorprendente es ver cómo estos horarios que se transforman en ritmos de vida son tan diferentes de país a país y tomando ventaja de ello se puede hacer más eficiente el desarrollo tecnológico, como en el caso de la creación de software. Cuando en Estados Unidos están trabajando de día, los creadores de software hindus descansan, por lo que se vuelve una maravillosa labor de equipo ya que al terminar la jornada de trabajo EUA entrega la estafeta a India y es ahí donde prueban, afinan datos y regresan por la noche india el sistema a los estadounidenses que están ya listos para continuar y corregir lo que los hindus han logrado mientras ellos dormían.


Los horarios cambian también según la época del año, tenemos el caso del “horario de verano” que busca tener más horas de sol y lo logramos retrasando una hora a nuestro reloj por lo tanto nuestros días son más largos y llegado el otoño hay que regresarle esa hora al reloj para tener, también, días más largos en invierno. Hacer eficiente el tiempo podríamos decirle.


Los ritmos de vida los podemos encontrar tan diferentes en una misma ciudad, la comunidad de corredores que despierta a partir de las cuatro de la mañana para realizar sus entrenamientos, coincide en ocasiones con el grupo de jóvenes que ha decidido entregarse a la fiesta en fines de semana hasta altas horas de la mañana.


El ritmo de los restaurantes y la clientela también es cambiante conforme al horario. Según el momento del día podríamos así diagnosticar cual sería la clientela que asistirá a tal lugar o evento.


Encontrar un ritmo de vida que nos acomode y nos permita extender nuestras horas despiertos o dormidos según sea el caso es un reto que a diario nos planteamos, la agenda nos recuerda de lo corto o largo que puede ser nuestro día según nuestras actividades.


Entonces cual sería el ritmo que tomaría nuestra vida en este momento si viviéramos en otro país, seríamos del equipo de programadores, disfrutaríamos un desayuno o tendríamos el tiempo de leer un libro mientras aquí en México quizá estemos durmiendo, llegando de una cena o acurrucando a los niños en la cama.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (Sé el primero en votar)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER