28 | abr | 2013
Nota por: Lucas Villarreal
| Fotografía por: Leonardo Dell'Aquila
ETIQUETAS
Pase usted

El área metropolitana de Monterrey tiene cerca de 2 millones de vehículos registrados y la gran mayoría de quienes los manejamos no recibimos una educación formal para aprender a conducir y seguramente no presentamos un examen para obtener una licencia que acredite nuestra capacidad para conducir un automóvil. Esto me lleva a la siguiente pregunta: ¿Quienes estamos detrás del volante?


La gran mayoría de nosotros podrá decir: “Yo manejo bien, nunca he chocado” o bien “Nunca he lastimado a alguien mientras he estado al volante”. Sin embargo la gran mayoría de aquellos que conducimos un vehículo de cuatro ruedas al menos en el Área Metropolitana de Monterrey somos un ejemplo claro de un posible “No manual de Carreño del conductor”. Es decir, en apariencia las reglas del conductor en Monterrey están basadas en “YO tengo el control de mi vehículo, por lo tanto decido que hacer con el sin importar el otro”. ¿Quien es el otro? El otro es aquel o aquellos que conducen el resto de los automóviles, pero sobre todo los individuos que circulan por las calles de forma peatonal.


Todos los días es posible presenciar una serie de atropellos (no se entienda de una forma literal en la ecuación Conductor + Vehículo + Peatón) y arbitrariedades en las cuales el REY conductor hace lo que le viene en gana en relación al peatón. Aquí presento una modesta lista de ejemplos relacionados con el tema:


“YO estaciono mi automóvil en la banqueta porque no hay otro espacio donde hacerlo aunque el peatón tenga que caminar por la calle, porque si no ¿Dónde me estaciono?”



“YO no respeto la linea donde debo de detener mi vehículo en un alto o un semáforo frente a las líneas de paso peatonal, al cabo en Monterrey hace tanto calor que el peatón sentirá tantito más calor con el cofre de mi vehículo, además entre más le avance, más le gano al tiempo y al de al lado”


“YO espero mi turno para circular sobre de las líneas del paso peatonal, que “esos” me saquen la vuelta, YO voy manejando, no tengo espacio, mi auto es muy grande”


“YO aviento mi vehículo a los peatones mientras atraviesan la calle, más cuidado deberían de tener ellos pues YO tengo la prioridad”


“YO mojo al peatón mientras camina o espera el transporte público, había un charco y no lo vi, además ya estaba mojado ¿no?


La referencia que hago en relación al posible “No manual de Carreño del conductor” sólo pretende hacernos reflexionar sobre el original; más allá de orientarnos sobre las buenas costumbres es una guía de urbanidad y civilidad, conceptos que en forma parecen olvidados hoy en día. Es lamentable ver como el peatón es el menos importante en una ciudad donde presumimos tener las mejores escuelas del país y una alta moral, pero donde nos es casi imposible estar frente al volante y pensar: “Pase usted”.

Mientras no respetemos los espacios públicos, los peatones seguirán siendo ciudadanos de segunda clase.

Mientras no respetemos los espacios públicos, los peatones seguirán siendo ciudadanos de segunda clase.


Fotografía por: Eugenio Cristo Vivanco, Banquetas Monterrey

La ciudad se define de acuerdo a sus espacios públicos y son las banquetas el espacio público por excelencia.
Banquetas Monterrey es un registro de las dimensiones, condiciones y materiales de las banquetas de Monterrey.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (3 votos, promedio: 4,33 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER