03 | abr | 2013
Nota por: Vive Inteligente
| Fotografía por: Botánica
ETIQUETAS
La niña de las flores

Un negocio como estilo de vida, un estilo de vida como negocio. Éste es el significado del término inglés “Lifestyle Business”. Un negocio que aunque no genere altos ingresos, le permite a su dueño gozar las bondades de cierto estilo de vida.


Este mes Vive Inteligente retrata a tres mujeres emprendedoras que empezaron sus negocios desde sus casas y que hoy en día operan desde San Pedro Garza García. Vicky Dehesa, una de ellas, empezó con Botánica, un negocio de flores y chocolates orgánicos, en septiembre 2012.


Vicky Dehesa, creadora de Botánica.

Vicky Dehesa, creadora de Botánica.




¿Cómo describirías Botánica?


VD: Botánica es un mundo lleno de flores, colores, naturaleza, vida, armonía y equilibrio. Es un negocio que tiene alma. Lo veo como un estilo de vida. Botánica es volver a lo básico. Sus productos son naturales, orgánicos, artesanales: flores, cremas de nuez y chocolates orgánicos de cacao puro.


¿Cómo empezaste Botánica?


VD: Botánica empezó por un gusto especial a las flores. Mi hermano se estaba casando y yo le ofrecí decorar con flores sus despedidas, su boda civil y la fiesta de la boda en sí. Después de estos eventos, la gente empezó a convencerme que valdría la pena de pensar en un negocio relacionado a las flores y a la decoración.


Estudié diseño gráfico. Por esta razón, a la hora de armar arreglos florales me estoy basando en los elementos básicos del diseño. Le presto mucha atención a la inclusión de ciertos colores en los arreglos y a la composición de los distintos elementos ornamentales. Este cuidado por el detalle fue algo que no quedó desapercibido en los eventos previos a la boda de mi hermano.


En mi casa somos amantes de la naturaleza. Esto, más que nada, explica el lado floral de mi negocio. Pero mi amor por los sabores y las aromas me llevó a explorar nuevos territorios: la producción de chocolates orgánicos de cacao puro y la elaboración de las cremas de nuez de la India. Al final, a la hora de lanzar Botánica, integré el lado floral, con el lado de los aromas y los sabores. Así nació este negocio en el que estoy combinando mi amor por el cacao con mi pasión por las plantas y los ingredientes: el romero, el jengibre y la nuez de la India.


¿Qué papel jugó tu familia en el arranque del negocio?


VD: Toda mi familia me ha apoyado bastante. Creo que transmito algo de felicidad haciendo lo que hago y esto motiva a los que me ayudan. La felicidad se contagia. Desde que mi familia empezó a apoyarme, siento que vivimos más en armonía. En cuanto a la ayuda, de mi novio ¡ni se diga! Cuando él era pequeño, su familia tenía una florería. Él sabe mucho sobre las flores y es un enorme apoyo para mí.


¿Cuáles fueron las condiciones de arranque de Botánica?


VD: Mi arranqué fue desde cero. El inicio fue comprar un kilogramo de cacao, una planta de romero, jengibre y nuez de la India en el súper. Obviamente las condiciones cambiaron. Ya no hago esto. Ahora tengo mis proveedores de materia prima y puedo producir aunque no haya pedidos de por medio.


Cuando pienso en el principio, siempre digo: Botánica fue mi bebé. Por mis amigas mamás, sé que tener un bebé significa desvelos y dedicación. Para mí, arrancar con Botánica, significó lo mismo


¿Cómo compararías tu vida antes de Botánica con tu vida ahora?


VD: Antes trabajaba en un estudio de diseño gráfico en Playa del Carmen. Después de dos años con el estudio, tomé la decisión de regresar a Monterrey, la ciudad donde nací.


Hoy en día Botánica es para mí un trabajo de tiempo completo, pero aparte de esto, sigo dirigiendo el estudio de diseño de Playa. Trabajo mucho de noche. Creo que en realidad, mis dos trabajos son de tiempo completo.


Mi vida con Botánica es diferente; es un negocio que me permite un suspiro. Es mi oasis laboral: un negocio que me deja estar en el mundo que más me gusta, cuidar las plantas, poner música de fondo, con un café a un lado.


Con Botánica todo es mucho más tranquilo. Hay días de estrés, pero desde que arranqué mi propio negocio me encontré a mí misma un poco más.


¿Qué valor sientes que estás generando con Botánica?


VD: El elemento único de mi negocio es la autenticidad. Es la impresión que dan mis productos. Con Botánica mis clientes descubren cómo unas flores cambian al estar envueltas en un papel reciclado. Se dan cuenta del verdadero valor de las plantas cuando las flores no vienen envueltas en plástico, como cualquier mercancía.


Botánica ofrece flores, pero a un nivel más artesanal, más casero, más personal. Al final de cuentas, más lleno de vida. Yo trato que mis materiales sean orgánicos y de lo más básicos posibles. Lo más importante para mí es el tener el cuidado de hacer las cosas bien. Mis productos transmiten confianza. La calidad de Botánica se siente, se ve, se toca.


¿Cómo describes la tienda Botánica que está por abrir?


VD: La tienda Botánica que está por abrir en el barrio Tampiquito será mi hogar. Está toda hecha a mi gusto, con materiales reciclados que representan rincón por rincón lo que es Botánica. En la tienda estarán expuestos los materiales con los que cocino y las plantas que vendo.


Platícame un poco de tus clientes. ¿Quiénes son? ¿Qué tanto los conoces?


VD: Es gente que siente ganas de un cambio o gente que está viviendo cambios. Mis clientes son gente consciente de lo que está adquiriendo, de lo que está comiendo, de cómo está viviendo.


Lo que también sé de mis clientes es que son jóvenes y que la mayoría son mujeres. Los jóvenes conscientes de hoy le prestan mucha más atención a lo estético. Por esto aman mi negocio. Por el otro lado, las mujeres son y siempre han sido las detallistas. Por esto les gusta Botánica, porque conmigo encuentran qué regalarle al prójimo.

Mencióname algunos negocios de la ciudad que te gusten mucho.



VD: De mis espacios preferidos es Theurel & Thomas. Es una tienda que me hace sentir en las nubes. Otros lugares que amo son el café/restaurante Pase Usted en Tampiquito y La Nacional. Me identifico con el espacio de Theurel & Thomas porque está lleno de armonía y porque sus productos, como los míos, son de colores. También me relaciono mucho con el café Pase Usted. Me gusta porque es un lugar artesanal, donde uno se siente en casa. Por último, el restaurante La Nacional es de mis preferidos por ser regional y mexicano. En mi caso también le presto atención a estos elementos. Toda mi materia prima es nacional. Aquí en México tenemos el mejor cacao y la más diversa naturaleza. Los negocios conscientes de hoy deberían de poder usar todos los recursos existentes a su alrededor.


¿Sientes que hay cada vez más negocios conscientes?


VD: Sí, creo que está sucediendo un cambio. De los negocios conscientes a nivel local me vienen a la mente Bravo Pizza, quienes producen pizzas con harinas a base de granos e ingredientes 100% naturales. Hay cada vez más marcas de cerveza artesanal, como por ejemplo Bracino y Bocanegra.


Hay también otros negocios locales que promueven el uso de los productos orgánicos. Existen cada vez más ofertas de cursos que te enseñan cómo crecer tus plantas y cómo crear tu proprio huerto. Un ejemplo de este tipo de negocios es Huichol.


Por todos los lados y a diario te estás enterando de gente que está generando un cambio en la ciudad. La gente y los negocios están reviviendo.


Si gustas adquirir un ramo de tulipanes u hortensias, o si tienes antojo de un delicioso cacao con nuez de la India, aquí es cómo conseguirlos:


Botánica
Privada no. 02 #126—B
Col. Tampiquito
San Pedro Garza García


Facebook: botanicatallerorganico


Instagram: botanicataller


Tel: 01 81 8244 1262


Los productos de Botánica están en venta en el mercado Todo Local, la tienda Villa de Patos, Pase Usted Café y Corner Palé.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER