24 | sep | 2012
Nota por: Mauricio Mastropiero
| Fotografía por: Gobierno Federal
ETIQUETAS
La ciudad que nace del desastre

Normalmente pensamos que una catástrofe natural es negativa, pero la historia a veces parece contar lo contrario. Existen varios ejemplos de ciudades, que son referencia mundial, gracias a que fueron devastadas y reconstruidas.


Hace apenas dos años que Monterrey estaba parcialmente destruida, pero ¿por qué es importante recordar esta desgracia? La respuesta es sencilla: porque es un catalizador para repensar nuestra ciudad. Y aunque el ímpetu de reconstrucción se ha desvanecido, madurar una ciudad toma tiempo y aún estamos en vías de definir qué se quiere de la ciudad.


Vale la pena estudiar la historia de dos ciudades reconstruidas después de catástrofes naturales, que de alguna forma se relacionan con Monterrey:


Chicago es una ciudad que renació después de un gran incendio en 1871, el cual terminó prácticamente con todo el centro. También fue conocida como la capital del crimen organizado, la mafia estadounidense. Sin embargo, hoy es una ciudad vibrante, impresionante, llena de cultura y oportunidades de vida y trabajo. ¿Cómo lo lograron?


Historia y geografía: ya era importante antes del incendio, su ubicación es privilegiada: cercana a los Grandes Lagos y al río Mississippi.
Visión: cuando se dieron a la tarea de reconstruir, no se planeó para recuperar lo perdido, se proyectó una ciudad completamente diferente, con una planeación urbana radical.
Gobierno: Chicago debe gran parte de su éxito a un jefe en el poder, el alcalde Richard J. Daley, quien sirvió públicamente durante 21 años y cuyo legado es aún palpable pues su hijo apenas dejó el mismo cargo el año pasado, después de 22 años. El primero era una figura fuerte, “nadie podía inspirar tanto amor, tanto odio” como él; tomaba decisiones poco democráticas y aisladas de la norma nacional, a tal nivel que durante su gobierno, Chicago se consideraba la ciudad “más segregada” del país. El segundo fue un excelente recaudador de inversión y con la madurez de colocarla en educación, cultura y servicios públicos.
Comunidad: la ciudad eligió democráticamente y apoyó dichos alcaldes. Toda una ciudad trabajando hacia una misma visión.
Cultura y espacio público: la ciudad ha apostado por arquitectura de primer nivel, así como espacios públicos de esparcimiento como el Millenium Park.


Bilbao renació después de una devastadora inundación. ¿Cómo lo lograron?
Historia y geografía: ya era importante antes de la inundación, su ubicación es privilegiada, cerca de montañas y del río Nervión.
Gobierno: como parte de la Comunidad Autónoma del País Vasco y otras razones, Bilbao tiene una cierta independencia nacional, especialmente en el tema fiscal.
Iniciativa privada: existe una cultura empresarial en pro de la ciudad, el banco BBVA es reconocido como impulsor.
Cultura: la ciudad ha apostado por arquitectura, espacios y servicios públicos de primer nivel, como el Museo Guggenheim o el metro diseñado por Foster + Partners.


Ahora debemos analizar qué ha pasado en Monterrey, pues tal vez no sea notable una transformación radical, pero es importante conocer los logros, realidades, desaciertos y planes a futuro:
Topografía: Monterrey es atravesada por un río prácticamente seco que tiene una pendiente muy pronunciada. Después de que el Alex se llevó toda la infraestructura recreacional del río y aunque se ha quintuplicado la capacidad requerida para su gasto hidráulico, es claro que ese terreno es difícil y significa un reto más complicado para utilizarlo como se contempla en los planes en proceso.
Contexto: al momento inmediato de la reconstrucción, la ciudad era tierra de nadie. En una ciudad secuestrada por el miedo al crimen organizado con un gobernador que viajaba en helicóptero y una sociedad que no tenía otra opción más que guardarse en casa.
Cultura: nuestros funcionarios públicos todavía tienen que ser capacitados a través de talleres para comprender las nuevas ideas y tendencias de desarrollo social y urbano, pero no es sencillo alinear las distintas visiones de los tres niveles de gobierno con políticas públicas poco definidas.
Formalidad: existe una latente iniciativa ciudadana por mejorar el lugar donde vivimos, pero pocas organizaciones no gubernamentales tienen la seriedad de estar establecidas bajo los parámetros legales y constituidas como Asociaciones Civiles. Por lo que gran parte de los esfuerzos se quedan sólo en “protesta”.
Agilidad: el gobierno estatal logró con rapidez que se aprobara la cifra para reconstrucción más alta en la historia del país a través del FONDEN.
Consejo de reconstrucción: se formó un consejo integrado de funcionarios públicos, profesionistas y ciudadanos para asegurar el correcto manejo del alto presupuesto aprobado.
Limitantes legales de operación: una de las Reglas de Operación del FONDEN indica que los recursos se deben utilizar para reconstruir algo que ya existente. Por lo que la mayoría del presupuesto tenía la naturaleza de obra vial que favorece primordialmente al automóvil.
Par Vial y obras públicas: afortunadamente, se modificó el sentido de las arterias viales y se logró rediseñar los nuevos puentes y pasos a desnivel con la preparación necesaria para integrar en un futuro (en algunos de ellos) infraestructura ecológica de transporte público (ecovía II), ciclovías y carriles peatonales.
Integración: aunque la construcción de la ecovía (etapa I) apenas comienza, la ciudad se está recuperando y para cuando esté funcionando, entrará en gestión una 2a línea (ecovía II), la cual podrá ser integrada a lo que ahora se reconstruye.


Es tal vez aparente que los esfuerzos para la reconstrucción se han dedicado principalmente a la vialidad, con la intención de que la ciudad siga funcionando. Pero debemos entender que el cambio radical de una ciudad toma tiempo, y que se ha logrado perfilar esta nueva infraestructura pública hacia una ciudad preparada para una movilidad moderna.


La mayoría de los beneficios que se han logrado gracias a la reconstrucción no son aún visibles, pero incluso con las desventajas culturales y políticas se está proyectando una mejor ciudad que necesita más participación ciudadana seria y más iniciativa municipal y privada que vaya en la misma dirección que la visión del próximo Programa Estatal de Desarrollo Urbano Nuevo León 2030.


Recordemos que la reconstrucción está en proceso y que estamos a tiempo de convertir a Monterrey en una ciudad donde foráneos y extranjeros también quieran hacer su vida.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER