26 | jul | 2012
| Fotografía por: ¡Carlitos
ETIQUETAS
Mercados y tianguis

Lindos son los colores que nos cubren mientras caminamos por un tianguis dominguero. Tan creativas las cosas que se encuentran en cada puestito por el que se pasa. Tan rico sazón de la tradición culinaria de los mercaditos. Esas sensaciones que se tienen al llegar a un mercadito, al ir en busca de una cosa y regresarse con mil más porque “no nos acordábamos que las necesitamos”, son parte de una tradición latinoamericana muy antigua, donde se comerciaba con las cosas que cada uno mejor sabía producir.


Según la publicación de CONACULTA, Tianguis en el Estado de México, la palabra Tianguis, de acuerdo a su etimología, deriva del “tianqui”, que quiere decir vender, comerciar, traficar. La palabra original en nahuatl es “tianquiztli” plaza o mercado. De ella derivan otras como Tianquizulco “en el mercado viejo o antiguo”. Tianguiztenco “en la orilla de la plaza o del mercado”. Tianguillo, nombre que se le dio a los mercados y plazas pequeñas después de la conquista.


En este artículo abordaré este tema desde tres puntos muy generales, la economía informal, la infraestructura y la imagen de los tianguis o mercados. Y de verdad son MUY GENERALES, este tema tiene mucho de donde investigar.


¿Economía informal? ¿Cómo ayuda en la economía local?
En México se considera el comercio informal como un factor que afecta a la economía por la cantidad de personas que no pagan impuestos, pero la realidad es que generalmente estas personas ganan mejor en la economía informal haciendo lo que les gusta, que en la formal con empleos poco remunerados e insatisfactorios.


En un estudio económico del ITESO se explica mejor cómo en el país este comercio informal es consecuencia del poco crecimiento que ha tenido el PIB en comparación con la densidad de población y las causas del fomento a la informalidad: “Creemos que la informalidad tiene fundamentalmente dos orígenes: por un lado, lo oneroso que resulta realizar trámites en dependencias gubernamentales y la escasa utilidad que la formalidad les reporta a los empresarios, lo cual desincentiva el deseo de tener un negocio que cumpla con todas las regulaciones, incluyendo las laborales, en el caso de empresas que contratan trabajadores. Por otra parte, en períodos de crisis económica, el fenómeno que estudiamos tiende a incrementarse, lo anterior en vista de la carencia de un seguro de desempleo similar al de los países desarrollados, pues su ausencia obliga a las personas a emplearse en actividades fuera del sector formal de la economía para conseguir el sustento diario. De este modo, la economía informal puede ser vista como una válvula de escape de las personas sin empleo.”


Por otra parte, existen diferentes componentes básicos del comercio ambulante según las formas históricas de mercado en México como el tianquiztli, la plaza-mercado, el corredor comercial y el mercado público. Todas estas formas nacen de diferentes necesidades, desde tradiciones prehispánicas como lo es el mercado de Tepito en el Distrito Federal, hasta los espacios incentivados por la gente para la convivencia, como el caso del corredor cultural en Monterrey.


En Monterrey, como en el resto del mundo, tenemos corredores culturales, donde se da un espacio para que los artistas comercien sus productos y así fomentar este intercambio cultural. Para más información sobre uno de estos corredores, ubicado en el Barrio Antiguo llamado “Callejón del arte”, pueden ver este documental titulado “Cultura en el callejón” realizado por Yesenia Ruiz, Ioanna Ramos, Michelle Ortiz, Alfredo Sanchez e Iván González.


Infraestructura. ¿Quién regula? ¿Cómo se organizan?
En Monterrey, podemos encontrar desde mercados bien organizados, que están dentro de lo legal y con una infraestructura propia y “locales establecidos” como lo es la “Pulga Río” al lado de la Av. Constitución, hasta los tianguis, puestos fijos, semifijos y ambulantes que encontramos de colonia en colonia en días específicos.


Hablando específicamente de los tianguis, puestos semifijos y ambulantes, los comerciantes que se organizan para este tipo de actividad son más concurridos porque acuerdan con el Gobierno municipal un espacio para estar ciertos días de la semana y eso permite que dejen el espacio suficiente para que las personas puedan transitar sin problemas y elegir el producto que les guste. Cuando están bien organizados generalmente lo hacen como “asociaciones civiles”.


En cambio, los vendedores ambulantes y puestos semifijos generalmente se acomodan donde ven una demanda de compra en sus productos, y en lo que he observado, disponen de las calles y andenes como mejor les convenga para que sus productos sean vistos. No hay autoridad específica que en el día a día esté regulando el respeto al paso peatonal, los espacios mínimos entre puestos, etc. Existen reglamentos, pero desgraciadamente muchos se queda sólo en papel.


Imagen de los mercaditos. Colores, uniformes, espacio.
Cada tianguis dispone de sus reglas para la organización y uniformidad de los puestos. Algunos que he visitado y cuestionado a los vendedores el motivo de los colores de cada puesto, me explican que ese color se los asigna el municipio o a veces ellos mismos, para identificarse. También hay personas que traen sus propios uniformes, que los hace notarse ante la gente y el Estado, más formalmente.


Lo más notorio de un mercado bien organizado es la poca o nada basura que se deja después de haber estado ahí. Generalmente esta gente, entiende el espacio temporal que ocupan como un lugar común, donde los vecinos, sus consumidores, exigen la limpieza inconscientemente.


En lo particular, cada vez que visito tianguis o mercados, me llevo siempre las escenas de cada lugar, llenas de color. En cada mercado hay personajes y cosas que distinguen sus tradiciones. Les dejo con los resultados de este concurso fotográfico de mercados, organizado por la revista Cuartoscuro, llamado ¡Tianguis y mercados… sabores y colores! , que captura los escenarios y la gente que se dedica a tan notable comercio.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER