11 | jul | 2012
Nota por: Alejandra Solís Herrera
| Fotografía por: la nave de los locos
ETIQUETAS
Camisas mojadas

En Japón existe un código de vestir llamado Cool biz, motivado por la idea de que una vestimenta formal más ligera permite que las oficinas ahorren electricidad al gastar menos aire acondicionado. El cool biz incluye atuendos en telas ligeras y colores claros, pantalones cortos, camisas de manga corta y la cantidad mínima de sacos y corbatas.


Ya sea después de una catástrofe nuclear o del paso de un tsunami, el cool biz siempre retoma su validez debido a que se experimentan frecuentes bajas en el suministro de la energía eléctrica.


Viéndolo de manera práctica, el cool biz no significa más que la aceptación consensuada de que las etiquetas sociales –como la vestimenta– pueden ser modificadas, corregidas, ignoradas, mejoradas, parchadas, actualizadas o de plano olvidadas cuando se les reconoce como imprácticas.


Siendo así, es curioso que el argumento número uno en contra del uso de la bicicleta en Monterrey como medio de transporte siga siendo el temor de “llegar todo sudado a la oficina”. Es comprensible que en una ciudad donde la temperatura fácilmente escala arriba de los 30°C la bicicleta no sea la primera opción, pero con algunas precauciones y consideraciones que he recolectado por experiencia personal, podemos empezar a vivir nuestra versión latinizada y montañosa de Copenhague:


La espalda suda fácilmente.
Las bicicletas urbanas llevan el asiento ligeramente debajo del nivel del manubrio para que la espalda vaya recta y la ropa no se pegue a la espalda, previniendo la sudoración. Además las bicicletas urbanas se adaptan mejor a las parrillas o canastillas para transportar cosas, eliminando la necesidad de mochilas que son también una causa enorme de sudoración en la espalda.


Las capas son la clave.
De la misma manera que en el frío, en el calor las capas de ropa son bastante útiles. Llevar camisetas interiores o cambios de ropa evita que la ropa que usemos durante la jornada laboral se manche con sudor. Algunas mujeres que no pueden contra el enemigo y prefieren unirse a él, optan por blusas con estampados que disimulen cualquier posible mancha de sudor.


Aprende a usar la velocidad a tu favor.
Si manejas despacio, sudarás mucho menos. Si manejas rápidamente en algunos tramos, la brisa puede refrescarte. Si frenas de golpe, con toda seguridad tu cuerpo se calentará y empezarás a sudar aún más. Mejor maneja lentamente cuando estés por llegar a tu destino, refréscate con la brisa y permite que tu ritmo cardiaco se regularice antes de frenar por completo.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER