15 | jun | 2012
Nota por: Lucas Villarreal
| Fotografía por: jpazkual
ETIQUETAS
Los riesgos de la información

¿Qué les emociona? – Preguntó Adrián, mi socio, en un “viernes social” de oficina hace algunos meses. La pregunta estaba encaminada en profundizar sobre cuáles eran los intereses de nuestros colaboradores en esta era donde la información nos llega en tiempo cero, en el entendido que tenemos acceso a la conectividad.


He tenido la fortuna de viajar desde muy joven a diversos sitios y de tener la curiosidad de querer descubrir la arquitectura, las costumbres y los acontecimientos sociales, culturales y políticos de dichos lugares. Hace diez años, incluso menos, regresaba de cada lugar cargando libros, catálogos de exposiciones, música, objetos, películas, entre otros. Esas cosas eran las que me emocionaban, pues me permitían leer, escuchar, conocer información y extender mi visión de otros lugares y otras mentes.


Hoy, todo eso cambió, la información fluye como río desbocado por la red en donde recibimos tal cantidad de imágenes, sonidos y experiencias virtuales que no hay tiempo suficiente para digerirla y menos aún para almacenarla en la mente. Por otro lado, han surgido una cantidad absurda de “curadores” de imágenes, vídeos, música, textos, etcétera. Ya cualquiera puede abrir un Blog, cuenta de Twitter o Facebook y exponer su punto de vista compartiendo su versión de las cosas. Encuentro que es una excelente oportunidad para promover de manera individual o grupal nuestros conocimientos, intereses, posturas o habilidades creativas.


Hoy por hoy la sociedad y/o los individuos corremos el riesgo de perdernos entre los dimes y diretes que la gente comunica. Los rumores en relación a un hecho o personaje son cada día más comunes y la credibilidad de las cosas es cada vez más frágil. La famosa frase “Si el río suena, es que agua lleva” ha dejado de ser una referencia sobre la verdad, pues recibimos todo el tiempo noticias sobre cualquier hecho relevante o no, cierto o no que “sucede o sucedió” en otra parte.


Las votaciones en México se llevarán a cabo dentro de unos días, es probable que de aquí al 1 de julio, y los días siguientes a la elección, aquéllos que tenemos acceso a la “información” recibamos la mayor ola de descalificaciones, insultos y mentiras que jamás hayamos visto sobre candidatos y virtuales ganadores según sea el caso. Es responsabilidad de todos prestar suficiente atención y evaluar de forma consciente lo que nos llega. Nuestras opiniones no deben de estar fundamentadas por los intestinos o el corazón en base a “algo” que nos llegó por la red, debemos escarbar hasta dar con la verdad, incluso es probable que nos demos cuenta cuan equivocados podemos estar.


Lo que sigue a las elecciones es no quitar el dedo del renglón, el país requiere de ciudadanos comprometidos más allá del 1 de julio. Nuestras comunidades necesitan de personas que exijan a nuestros gobernantes cumplir las promesas de campaña y que reafirmen a través de sus acciones el por qué más allá de toda la información que recibimos sí merecen estar ahí.


Vuelvo a la pregunta original ¿Qué nos emociona? ¿Qué nos mueve? ¿Qué queremos para nuestros hijos, para nuestra comunidad, para nuestra ciudad?

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (6 votos, promedio: 4,83 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER