20 | oct | 2011
Nota por: Pepe Compean
| Fotografía por: NathanaelB
ETIQUETAS
El emperador al que le gustaba plantar árboles

¡Qué dolores de cabeza le daba México a Fernando Maximiliano Jesús María Habsburgo! Claro, la corona de México le costó la vida al joven aristócrata austriaco, pero en 1865 eso todavía él no lo sabía.

Lo que sí sabía era que se había enamorado de los atardeceres que veía desde la terraza del castillo de Chapúltepec, convertido por él en Palacio Imperial y que Fernando Maximiliano se empeñaba en llamar “Palacio de Miravalle”, por las vistas espléndidas que tenía del valle de México y de sus dos soberbios volcanes.

Este desafortunado monarca -víctima romántica para unos e inescrupuloso metiche para otros- podría pasar a la historia mexicana como el primer reforestador del país: ningún gobernante antes que él y ninguno hasta bien entrado el siglo XX se preocupó como él por plantar árboles. Fernando Maximiliano, emperador de México de 1864 a 1867, fue el primer mandatario mexicano en mandar plantar árboles: está documentado que dio la orden de plantar árboles para el Palacio Nacional y para el Paseo de la Emperatriz, que pocos años después, paradójicamente, sería renombrado Paseo de la Reforma, tras la caída y ejecución de Maximiliano.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER