19 | oct | 2011
Nota por: Indira Sánchez Tapia
| Fotografía por: eperales
ETIQUETAS
Ciudades rodeadas por montañas

Las montañas son veneradas en todo el mundo como lugares misteriosos que tienen el poder de evocar un intenso sentimiento de lo sagrado. Para las poblaciones, de muy distintas culturas, ese misterio y ese sentimiento de lo sagrado dan sentido y vitalidad a su existencia.


En la actualidad, 10 por ciento de la población mundial habita en regiones montañosas. La mayoría de los ríos del mundo nace de ellas y es claro que más de la mitad de la humanidad depende del agua de las montañas. El reto de esta población es la creciente e incontrolada urbanización, al margen de la planificación, que ha ocasionado gravísimas afectaciones al medio ambiente urbano, incrementando los efectos negativos sobre la salud y bienestar de la población, especialmente por el hecho de que estas perturbaciones aceleran la ocurrencia y magnitud de riesgos naturales.


Dublín y Vancouver, o Quito en contraste con Monterrey, son considerados como centros de actividad productiva y crecimiento económico por efecto de la globalización, desempeñando un papel primordial en el desarrollo social porque son espacios de progreso, cultura y conocimiento; sin embargo, en países latinoamericanos esta circunstancia, así como la velocidad de su crecimiento físico, trae efectos nocivos en la calidad del medio ambiente urbano, y los problemas ambientales ponen en peligro su contribución al desarrollo y la sustentabilidad de los logros alcanzados.


Sabemos que en México estos importantes ecosistemas están representados por las dos principales cadenas montañosas: Sierra Madre Occidental y Sierra Madre Oriental, las cuales se unen en el sudeste en el seno de una región llamada La Junta, formando la Sierra Madre del Sur, un laberinto de montañas volcánicas donde se elevan las más altas cumbres (Orizaba, 5,610 m). El extenso litoral de México, la vasta superficie de sus sistemas montañosos y su variada climatología hacen de este país una de las naturalezas más ricas de América.


La Sierra Madre Oriental recorre Nuevo León, del noroeste al sureste, creando una zona templada y boscosa. La ciudad de Monterrey se encuentra rodeada por esta sierra, el cerro de Topo Chico y el cerro de La Silla, esta geografía fue la que inspiró al escritor Alfonso Reyes a llamarla “Monterrey de las Montañas”.


La mayoría de los ríos que atraviesa Nuevo León no tiene corriente permanente, y casi todos nacen en la Sierra Madre Oriental desembocando en el río Bravo o en los ríos San Fernando y Soto la Marina en Tamaulipas. Toda esta reserva es ideal para los amantes del rafting, rappel, escalada en roca, ciclismo de montaña y cañonismo, tan practicado en la región.


Estos exploradores natos viajan a diversas regiones, de México y el mundo, disfrutando no sin riesgo la espontaneidad del paisaje; los paseos por el campo y la montaña que dispone en todo momento de más de un sendero del que disfrutar, un cerro que coronar o la belleza de una apartada playa que fotografiar, como es el caso de la ciudad de Vancouver.


Los expertos están de acuerdo en que la agresión a la sutentabilidad urbana se manifiesta a través de la pobreza, la vulnerabilidad, la desigualdad y la inaccesibilidad a los beneficios del desarrollo.


En el siglo XXI el reto es revertir esta insostenibilidad y resolver los problemas que suceden en estas regiones, dentro de las propias ciudades causados por las mismas. Es decir, lograr ciudades más sostenibles como es el caso de Vancouver y Dublín, modelos donde los logros alcanzados son perdurables, poseen una oferta continua de recursos en los cuales basan su crecimiento y tienen una seguridad permanente, frente a los riesgos ambientales que puedan amenzar su desarrollo.


Vancouver, ejemplo de un paraíso en el Pacífico Norte y las Montañas Rocallosas.
Explorar en el norte de América la costa y las montañas características de Vancouver nos permite vivir la experiencia perfecta que se da entre la modernidad y su relación armónica con la naturaleza de Columbia Británica. Las Montañas Rocosas de Canadá están a unos 800 km al Este de Vancouver, famosas en todo el mundo por los impresionantes paisajes que ofrecen, con grandes picos, bosques, lagos y ríos que representan panoramas únicos e inolvidables.


Toda la zona de las Montañas Rocosas está protegida bajo el amparo de diferentes Parques Nacionales, así como otras zonas limítrofes a ellas. En el extremo Norte encontramos el Parque Nacional de Jasper, y en el extremo Sur el Parque Nacional de Banff, cercano al Parque Nacional de Yoho y al Parque Nacional de Kootenay.


Belleza similar encontramos después de cruzar el océano atlántico norte hacia Irlanda.


Dublín y las Montañas Wicklow
Dublín es la capital y la ciudad más grande de Irlanda, ubicada cerca del centro de la costa Este del país, en la boca del Río Liffey. Ésta es una de las ciudades más modernas de toda Europa, aunque también, como vimos en el caso de Vancouver, es una ciudad rodeada de naturaleza, en todos los puntos de la ciudad podemos ver montañas o paisajes naturales.


Cerca de Dublín, a tan sólo 50 km hacia el sur, están las Montañas del condado Wicklow, colorido, hermoso y verde, se dice que el aire puro de la zona hace que sus habitantes sean los más longevos del país. Inmensos valles rodeados por la vegetación, picos impresionantes que se elevan por encima de las nubes contra el cielo azul, ésta es la montaña, son numerosas las localidades y los destinos donde es posible compartir la extraordinaria experiencia de estar en contacto con el impactante patrimonio natural que representa.


En contraste, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente resalta que el reto más importante para las ciudades latinoamericanas es el fenómeno de urbanización de la pobreza, el cual está asociado, en diversas formas, al deterioro ambiental. Este programa está convencido que junto con el agotamiento y destrucción de recursos naturales, el medio ambiente urbano constituye el principal problema que enfrenta esta región.


Quito, Ecuador.
Ecuador está ubicado en el nor-occidente suramericano y es, sin duda, un destino de encanto y belleza única. Debe su nombre a la línea equinoccial y por eso se le conoce como el país de la Mitad del Mundo. Un país hecho para el turismo, debido a la inmensa variedad geográfica, biológica y cultural que lo constituye. Con sus contrastes soberbios y sus regiones muy bien definidas: Los Andes con sus blancos nevados, la costa con sus hermosas playas, la selva amazónica con su variada flora y fauna y las encantadas Islas Galápagos.


Nuestras ciudades crecen sobre un territorio con características muy particulares: geológicas e hidrológicas complejas; por esta razón no se puede estudiar la ciudad sin considerar a los ecosistemas que la soportan. Por ello, es necesario conocer las fuentes de deterioro de este sistema, para poder determinar si éste avanza o no a una mayor sostenibilidad.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (14 votos, promedio: 4,79 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER