09 | sep | 2011
Nota por: Rebeca Nuño
| Fotografía por: mparzuchowski
ETIQUETAS
La desmitificación del Artista

Sentado en una vieja silla, sucio de pies a cabeza, con pintura en cada extremo de su cuerpo y un cigarro entre los labios, su cuerpo desaliñado, su taller tirado, botellas de aguarrás en el piso, algunos tubos de pintura ya secos y un calor insoportable. Es la una de la tarde y él apenas, según entendemos, comienza su jornada laboral. Cada noche en fiestas extravagantes, totalmente alejadas de nuestras noches aburridas y cotidianas, acompañado de gente del mismo gremio, artistas, y mujeres y hombres, uno que otro coleccionista, con cantidades de alcohol y conversaciones elevadas sobre las intenciones del Arte y otros temas.


Tenemos hasta hoy, desde mi punto de vista, un concepto erróneo del artista. Le hemos ido colgado una serie de adjetivos y características, por el tipo de profesión que desempeña, que poco a poco le han ido alejando de nosotros y convirtiendo en un ser mágico, místico e inalcanzable a quien se le “disculpan” horarios, modos o apariencias, pues es un Artista.


Ernst Gombrich en su libro Historia del Arte decía: “…los artistas son, por lo general, gente callada, hombres que considerarían embarazoso emplear palabras tan grandilocuentes como Belleza. Se juzgarían presuntuosos si hablaran de ‘expresar sus emociones’ y otras frases teatrales por el estilo. Tales cosas las dan por supuestas y consideran inútil hablar de ellas”.


El Artista es alguien como tú y como yo, con una sensibilidad y una sencillez maravillosas; que está al alcance de nosotros, trabaja cerca de tu casa, tiene horarios y, probablemente, está casado, tiene hijos, deja de pintar en algún momento para poder compartir tiempo con sus amigos, paga cuentas, cocina, toma un baño con agua fría y viaja. No es alguien de otro planeta, el Artista está vivo, camina, se mueve y ríe como nosotros. Creo, desde mi punto de vista, que cuando entendamos esa parte podremos entonces acercarnos más al arte. Pues empezaremos a comprender cada obra desde su raíz, desde su materia prima: El Artista.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (3 votos, promedio: 3,33 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER