22 | sep | 2011
| Fotografía por: edcarsi
ETIQUETAS
Esquinas accesibles

La esquina, lugar de la traza urbana que, es de todos y de nadie, es límite y conexión a la vez de lo físico, lo social y hasta de lo económico de una ciudad. Ahí, nos podemos encontrar interacciones sociales desde los tacos mañaneros, puestos de revistas, vendedores ambulantes, hasta las que tenemos, a veces sin darnos cuenta, con la infraestructura de la ciudad: postes de luz, de teléfono o semáforos.

Debajo de las esquinas de la ciudad nos encontramos con todo un mundo inimaginable de conexiones, bajo nuestros pasos al transitar el espacio público se esconden los servicios que nos proporcionan desde el teléfono con su cableado por toda la ciudad, hasta la luminaria de semáforos, fibra óptica del cable y demás.

Antes que todo, tengo que hacer una distinción entre esquinas accesibles y las rampas comunes. Una esquina accesible toma en cuenta, en el mejor de los casos, librar 6 por ciento de pendiente para que tanto la persona con discapacidad, como la que no la tiene, pueda sin problema acceder a la banqueta de una manera casi imperceptible. Por lo tanto, una esquina accesible es inclusiva; todos pasan por ahí.

El trabajar con esquinas accesibles implica considerar ceder el paso a todo el que pueda pasar por ahí en esos momentos; es decir, no es exclusivamente para personas con discapacidad, sino que todos al caminar buscamos rutas más fáciles para que nuestro cuerpo pueda sentirse menos agredido al recorrer un tramo. Así, nos encontramos a gente de la tercera edad, que en palabras concretas nos comentan: “antes no me importaba tener que subir un escalón, ahora busco todas las rampas”.

El mayor reto para los que trabajamos en este tipo de espacios es, que esté tan bien hecha, que se perciba lo menos posible; que parezca que ya es parte de la banqueta, que con todo gusto estemos dispuestos a recorrer y que nos reciba con gran amabilidad.

Ahora, el INEGI muestra que a nivel nacional, al año 2010, las personas que tienen algún tipo de discapacidad son 5 millones 739 mil 270, lo que representa 5.1 por ciento de la población total. Siendo los estados con mayor número de personas discapacitadas: Yucatán, Zacatecas, Colima, Nayarit y Campeche; y, los estados con menos: Chiapas, Tlaxcala, Baja California, Estado de México y Quintana Roo.

Pero, ¿Por qué interesarnos en esta minoría de mexicanos que tienen alguna discapacidad?. Bueno, 72.6 por ciento de estas personas viven en localidades urbanas.

Al vivir en localidades urbanas se espera que puedan tener una mejor calidad de vida; esto implica que 5.1 por ciento debe ser considerado en la toma de decisiones de las ciudades, para que esas personas puedan disfrutar del espacio público tanto como los que no tenemos alguna discapacidad.

En el espacio público, donde todos podemos estar, las esquinas unen y separan los barrios; en muchos lugares, son espacios de encuentro, de discernimiento y de consciencia, y generalmente tienen nombre.

Una ciudad que es inclusiva con todas las personas se nota en la manera en que trata al transeúnte de esquina a esquina.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER