21 | sep | 2011
| Fotografía por: Inspired RD
ETIQUETAS
Aspiraciones comunes: Cooperativas

Constantemente escucho, de manera directa a través de amigos y conocidos, así como indirecta por medio de los programas de radio y televisión o por vías impresas como periódicos y revistas o virtuales como blogs, que nuestras prácticas globalizadoras y capitalistas destruyen nuestro espíritu y entorno, que sólo benefician a unos cuantos, mismos que ya tienen gran capital y que continúan sumando, por ende en la ecuación los que no tienen siguen restando. También el tema siempre es la crisis y lo caro que está todo, además el gran impacto social que todo esto crea.


Por otro lado, hay grupos de personas, muchísimas a nivel internacional y cada vez más a nivel local, que piensan y hablan sobre hacer las cosas diferentes, de ser creativos y cambiar todo aquello que no nos gusta, de sacudir la apatía y asumir responsabilidades ciudadanas, políticas, ambientales y sociales.


Al respecto de lo anterior, y a propósito de que el 2012 será el Año Internacional de las Cooperativas, creo que vale la pena echar un vistazo particularmente a la dinámica de las cooperativas, mecanismo nada nuevo pero que a través del tiempo se va adaptando de forma creativa a las necesidades particulares del grupo que lo lleva a cabo para que dé respuesta a sus necesidades y aspiraciones. En una cooperativa la suma de los esfuerzos le dan dirección al grupo, y el éxito o fracaso es todos.


Pero, qué es una cooperativa y cómo funciona. Es una asociación voluntaria y autónoma de personas en que las decisiones se toman entre los mismos socios. Hay ciertos principios que debe procurar toda cooperativa, según la ACI (Alianza Cooperativa Internacional), algunos de éstos son: adhesión voluntaria y abierta, gestión democrática y participación económica de los asociados, autonomía e independencia, educación, formación e información y cooperación entre cooperativas e interés por la comunidad.


A pesar de que las cooperativas comparten los mismos principios, cada actividad corporativizada es distinta según exigencias y propósitos particulares. Así, pueden ser comerciales, financieras, sociales, educativas, culturales o productivas, entre otras.


En México las sociedades cooperativas no son nuevas, las hay desde principios del siglo XX, incluso contamos con una Ley General de Sociedades Cooperativas que estipula que “…la sociedad cooperativa es una forma de organización social integrada por personas físicas con base en intereses comunes y en los principios de solidaridad, esfuerzo propio y ayuda mutua, con el propósito de satisfacer necesidades individuales y colectivas, a través de la realización de actividades económicas de producción, distribución y consumo de bienes y servicios”; pero en ciudades como la nuestra no estamos muy familiarizados con su funcionamiento y oportunidades. Para la sociedad regia, de clase media y alta, esta práctica por mucho tiempo se ha considerado ajena a las costumbres y organización de nuestra comunidad, se piensa que es cosa de la gente del campo o trabajadores sindicalizados con tendencias socialistas.


Pero la realidad es que cada grupo puede adecuar este tipo de empresa a sus necesidades y obtener muchos beneficios, no sólo económicos sino sociales también. Un ejemplo de esto es Via Coop, una cooperativa mexicana que pone en contacto directo a productores y consumidores verdes. Es decir, promueve la producción nacional sustentable y el consumo responsable por medio del intercambio directo, en base a un comercio justo. Esta cooperativa ha incluido, a la dinámica de participación económica y comercio justo, el aspecto ambiental, promoviendo la producción local y el consumo sustentable y orgánico.


Via Coop es una realidad en México, funciona ya en siete centros y están por abrirse cinco más. Quién lo desea puede ser socio, haciendo su aportación económica, y una vez que se es parte el Centro COOP se vuelve el principal punto de contacto: la gente y el sitio hacen posible la concentración, empaque y entrega de lo que se pida a la COOP. En particular Via Coop organiza el intercambio por medio de su página de Internet, en donde está el catálogo de productos, precios y disponibilidad y los consumidores hacen su pedido de manera virtual. De esta manera, el sistema procesa la información de todos los pedidos y los consolida, para organizar la logística de movilización nacional y las entregas locales de cada semana.


Esfuerzos como éste ya existen en el país, cooperativas de productores, pero el alcance de Via Coop es único. De manera que conforme la red crezca a lo largo de la república en número de centros, consumidores y productores, por volumen el beneficio será cada vez mayor para todos. Por otro lado, también esta cooperativa destaca en incentivar la producción y consumo de alimentos orgánicos, haciendo el acceso y precio a este tipo de productos muy atractivos para la población en general.


Nuestra ciudad ya se está organizando y si deseas que sea una realidad suma esfuerzos con todos aquéllos que piensan como tú. Como ya mencioné el éxito o fracaso de una cooperativa se debe a sus mismos miembros.


Únete a Via Coop o a cualquier otra cooperativa, que vaya de acuerdo a tus intereses, ya que además de los beneficios económicos están una serie de valores que se ponen en práctica, como: igualdad, solidaridad, participación, ayuda, trabajo, libertad, compromiso, responsabilidad, entre otros, que nos hacen crecer como individuos y comunidad. Tales valores se siembran ahí en cada individuo pero se cosechan en la vida diaria en la vida en sociedad.


Si deseas saber más sobre la operación de estos grupos aprovecha y asiste a la Asamblea General de ACI que se llevará a cabo este año en nuestro país, en Cancún, del 14 al 18 de noviembre.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER