08 | sep | 2011
Nota por: Indira Sánchez Tapia
| Fotografía por: sincretic
ETIQUETAS
Arte urbano: Ayer y hoy

En todas las comunidades el uso del espacio público está al alcance de todos. Por un lado colocamos avisos de animales extraviados, la venta o renta de una propiedad o posters de productos comerciales; es decir, no está limitado a artistas. Si bien el arte y la publicidad comparten materiales y espacios, encontramos de manera muy especial que el street art es intencional de una manera muy particular porque busca intervenciones creativas, de múltiples formas con una gran variedad de propósitos.


Las intervenciones públicas resultan para muchos artistas un estilo de vida urbano que provee el ímpetu de salirse de todo formalismo académico. A éstos los caracteriza el reclamo del espacio público como un lugar de expresión, exploración, inspiración y discurso. Así como la motivación previa de elegir el lugar adecuado, el espacio preciso, en donde la mayoría de sus espectadores no acostumbra visitar museos y galerías de arte, en ocasiones en lugares peligrosos. El artista de arte urbano estudia muy bien las áreas claves donde colocará su trabajo, siempre tratándose de un proyecto sobre y para la ciudad.


Changing times bring changing practices
Como antecedente a este medio, tenemos el fenómeno graffiti que se establece con todos los cánones en método y estilo hacia los años 70 y 80 en Nueva York, con Basquiat y Keith Harring, así como en París, con Daniel Buren y Bleck le Rat, ciudades en dónde se proyecta al mundo. Los objetivos de estos primeros artistas se centra en un acto individual de sobresalir invadiendo los muros de la ciudad a través de un estilo personal: su firma. Posteriormente, hacia principios de los 90 los artistas de la calle tienen como esencia crear un puente entre la intervención pública, que va más allá del grafiti mismo, y el espectador. Las nuevas tendencias del arte callejero son el denominado Tape Art que va de trabajar con cintas magnéticas de desecho, como las intervenciones de la artista Erika Iris Simmons quien explora la nostalgia de lo arcaico del casette, o bien intervenir con millón y medio de metros de cinta adhesiva los espacios públicos, creando grandes telarañas transitables como lo hizo el collectivo de origen vienés-croata For Use/Numen. Las llamadas Street Installations mejor representadas por Mark Jenkins, un artista norteamericano de la instalación urbana quien utiliza la calle como escenario o medio de expresión.


Por su parte, Monterrey nos invita a explorar en diversos barrios y puntos de la ciudad su propio lenguaje urbano, a través de los proyectos propuestos como El león, un clásico del colectivo el Narval, que tiene como fin promover los trabajos de oficio a los que se dedican los habitantes de Tampiquito, por medio de una figura de un león de yeso que habita más de un centenar de espacios públicos y privados de la ciudad.


Conviene recordar las extraordinarias piezas creadas en los lugares más inauditos por los artistas Fidencio, Screw e Izauro en donde combinan ensambles de madera con grafiti, collage y todo lo que esté a su alcance con una carga añeja de color, geometría y ritmo. Por su parte, en 2010, el museo MARCO de Monterrey se une a la iniciativa y coordina con el colectivo Arto el ambicioso proyecto Seres Queridos, una iniciativa de integrar, a través del dibujo mural, al común de las personas con su entorno, contando con la participación de los artistas de talla internacional como el Mac, Jorge Rodríguez-Gerada, ATMA y el Niño, quienes con su trabajo reconocieron el valor de las ciudad, no sólo por su historia o importantes monumentos y edificios emblemáticos, sino también por los habitantes que viven en nuestra ciudad.


La lista es larga pues existen centenares de artistas anónimos, en nuestra ciudad, en México y en el mundo, pero en todos estos casos vivimos y encontramos la experiencia del caminante que descubre, tanto en lo cotidiano como en lugares insospechados, la grata sorpresa de la libertad creativa del artista de la calle, cuya obra funciona como un rescate estético de lo urbano.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (51 votos, promedio: 4,57 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER