11 | ago | 2011
Nota por: Indira Sánchez
| Fotografía por: U_P
ETIQUETAS
Los pilares del arte en Monterrey

El arte, con sus inextricables lazos a la imaginación, tiene la capacidad de proveer una ilimitada fuente de posibilidades, que se conectan entre sí y crean en nosotros una disposición para la comprensión y el conocimiento del mundo desde una perspectiva personal, cultural y social. Esto se logra en gran parte en nuestros museos e instituciones culturales donde solemos estudiar el arte de nuestro tiempo, pero la cuestión es ¿qué es lo que los niños y jóvenes incluso nosotros mismos necesitamos para saber entender el arte no sólo de nuestro país, sino de otras culturas, del pasado y del siglo XXI?, ¿no es acaso el público el principal pilar o motivador de una industria cultural?, ¿cuáles son los ejemplos de una oferta cultural que busca asegurar un público a futuro formado y exigente?


Las instituciones culturales en Monterrey están inspiradas por el espíritu, más no por el contenido de la educación artística actual. Lo que sostiene a ciertos centros culturales, como el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (MARCO), es que surgen con la visión de un grupo de benefactores y amantes del arte comprometidos con la sociedad, y se sustenta gracias al apoyo de donadores, miembros, alumnos, visitantes, es decir, de la comunidad. Encontramos también un respiro dentro de la estructura oficial como el Taller de Experimentación Plástica (TEP) que se proyecta como una plataforma de empuje para artistas jóvenes del noreste.


De igual importancia tenemos los proyectos o movimientos independientes como los coordinados en el barrio de Tampiquito por la Galería el Taller Mecánico, en donde a través de proyectos El Narval promueve la compra y venta de arte entre jóvenes. También gestionan proyectos culturales comunitarios. Por otro lado, está el colectivo Los Contratistas que trabaja desde el año 2005, en colaboración con artistas invitados mexicanos y extranjeros, en la intervención de espacios públicos. Otro ejemplo es Toc Toc, un grupo de jóvenes promotores del arte y el diseño, funcionando por el bien común como difusores de todo tipo de eventos culturales a través de las redes sociales. Por su parte Nrmal es un impulsor de las artes emergentes y de la música independiente.



Éstos son algunos ejemplos de espacios y grupos motivados por generar experiencias, creadas por artistas y promotores, gracias a la adhesión, la combinación de varias mentes creativas y disciplinas y la fertilización cruzada de ideas y enfoques. Sin embargo, más allá de las formas en que inevitablemente se cristalizan, nos permiten ver que lo colectivo puede ser experimentado como índice de lo público, que nos afirman cuando percibimos, evaluamos y pensamos a partir de los otros construyendo realidades culturales, diálogos extendidos de imágenes, colores y yuxtaposiciones, que nosotros percibimos de otros mundos y que nos permite reinterpretar el nuestro.


En este sentido, la promoción artística adquiere la capacidad de reflexionar sobre temas culturales relacionados con ellos mismos y la sociedad, adaptándose a los diversos matices y complejidades del entorno. La idea es que las instituciones deben aprender a reconocer las opciones culturales que se encuentran debajo de hasta los momentos más mundanos y las actividades de la vida diaria, con el fin de facilitar el desarrollo de un aprendizaje comunitario que abra la puerta a una participación creativa por parte del público compensada por un mayor sentido crítico.


El pensamiento posmoderno abarca lo heterogéneo, lo local y lo específico. Reafirma la capacidad de elección de los individuos que seleccionan del pasado las cosas que mejor les servirán como puntos de partida para el hoy. Estas elecciones serán distintas en cada espacio cultural, dependiendo de la historia y de los acontecimientos actuales de cada comunidad, estructurando cada uno de ellos estrategias para entender y hacer el arte de hoy, la idea es que el visitante o usuario gane habilidades para participar y modelar un pensamiento reflexivo cultural contemporáneo y que su interrelación con la institución se conviertan en el material para su propia expresión creativa.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (60 votos, promedio: 4,62 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER