15 | jun | 2011
Nota por: Rogelio Leal
| Fotografía por: Jumanji Solar
ETIQUETAS
Energía solar en México

México es un país con un potencial enorme para el aprovechamiento de la energía solar. Se encuentra en lo que la Asociación Europea de la Industria Fotovoltaica (EPIA) llama el Cinturón Solar, el cual está compuesto por 66 países ubicados entre los trópicos de Cáncer y de Capricornio. México está en tercer lugar entre los países con mayor atracción de inversión en energía solar en el mundo después de China y Singapur, y por encima de Brasil, Chile y la India. No sólo por su situación geográfica con gran recurso solar, sino porque además cuenta con una buena infraestructura y condiciones políticas/financieras que permiten programas de apoyo a las energías renovables. Esto, comparado con otros países del Cinturón Solar, como por ejemplo Yemen o Angola, entre otros, que aunque cuenten con un recurso solar favorable, desafortunadamente las probabilidades de aprovechar la energía solar a gran escala son pocas.


Latinoamérica, en general, ha explotado poco el recurso solar en el pasado, comparado con el resto del mundo. Es inminente un crecimiento significativo en este sentido. Estamos a punto de ver una gran revolución solar en nuestro país, así como las que se han dado recientemente en países como Alemania y España. Hasta ahora, se han instalado en México una potencia total acumulada de aproximadamente 28MW de paneles solares fotovoltaicos. Esta potencia se ha instalado mayoritariamente en lugares remotos para abastecer de energía a bombas de agua y poblaciones retiradas de la red eléctrica de la CFE. Es muy poca si la comparamos con los alrededor de 40,000MW instalados mundialmente, de los cuales 17,000MW se encuentran sólo en Alemania cuyo recurso solar es muy inferior al de México. En México tenemos entre 4.5 y 7kW/m2 de radiación solar mientras en Alemania tienen entre 2.4 y 3.4kW/m2.


Pero las cosas están cambiando. Las subvenciones de las que por tanto tiempo gozaron España y Alemania están comenzando a desaparecer, y en México cada vez están surgiendo mayores oportunidades de financiamientos para la implementación de tecnología solar fotovoltaica. Son muchas las empresas, tanto mexicanas como extranjeras, que se interesan por esta tecnología por varias razones. Puede ser por imagen, por conciencia ecológica o por alguna otra razón, pero en la mayoría de los casos el obstáculo principal son los costos.


La situación de los costos también está cambiando. En el 2011 los costos de implementar tecnología solar fotovoltaica son la mitad de lo que eran hace dos años. Y van a seguir bajando hasta equivaler los costos de las tarifas de la CFE. La tarifa DAC (Doméstico Alto Consumo), por ejemplo, es superior a la mayoría de las tarifas residenciales europeas o de Estados Unidos. Y sube constantemente. En lo que va del presente año, las tarifas de la electricidad en México han subido 22 por ciento. Por esta razón es cada vez más atractivo y tiene más sentido financiero implementar estos sistemas en casas y empresas.


México es el único país latinoamericano, hasta la fecha, que cuenta con una infraestructura de fabricación de paneles solares. Y esto puede contribuir a que surjan incentivos federales dedicados específicamente al desarrollo de este mercado. Sanyo, Kyocera, Solartec, ERDM, Sunpower y Siliken son algunas de las marcas que cuentan con plantas de producción de paneles solares en territorio nacional. Y cada vez hay más empresas como SOLECO, entre otras, que se dedican exclusivamente al suministro e instalación de esta tecnología. También está creciendo el mercado nacional de este tipo de aplicaciones. Schneider Electric y L´Oreal son algunas de las empresas que ya instalaron colectores solares en la Ciudad de México.


Son varias las aplicaciones de la tecnología solar fotovoltaica que se han implementado en México. La tendencia principal es la de interacción con la red eléctrica de la CFE. De esta forma, cuando existe un excedente en la producción de energía, ésta se va a la red mediante un medidor bidireccional que hace las veces de acumulador y regresa la energía producida cuando se necesite. Es un intercambio de kWh producidos por kWh consumidos. Mediante un contrato con la CFE, al llegar el recibo de luz, se paga la diferencia entre lo que se consume y lo que se produce. Así, tanto una vivienda como una empresa pueden producir su propia energía al mismo tiempo que proporcionan sombra en sus techos o estacionamientos, reduciendo su propio consumo en aire acondicionado y aumentando la comodidad. Al estar interconectados a la red de la CFE, se crean múltiples beneficios no sólo al dueño del equipo, sino también a la misma CFE.


La energía solar se produce cuando la demanda eléctrica está en su pico y es más costoso producirla a la CFE. Mediante la interconexión de equipos pequeños descentralizados que inyectan electricidad a la red, la CFE tiene mejores posibilidades de cumplir con la constantemente creciente demanda eléctrica de las ciudades mexicanas.


Por esto y otras muchas razones, la energía solar tiene un enorme futuro en México y muy pronto veremos más y más colectores solares produciendo energía limpia y silenciosa en nuestro entorno.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (5 votos, promedio: 4,40 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER