11 | abr | 2011
| Fotografía por: Vive Inteligente
ETIQUETAS
La reconquista
del espacio público

Entre los valores de la ciudad moderna está la diversidad que ofrecen sus espacios públicos. Además de ser lugares de recreación y encuentro, dichos sitios sorprenden con las personas que los caminan, sus imágenes, sonidos, colores y olores. Es en estos espacios que un ciudadano disfruta de lo nuevo, de lo inesperado.

En el libro Espacio público y reconstrucción de ciudadanía (Patricia Ramírez Kuri, coord., 2003), Emilio Duhau habla de la crisis del espacio público en la megaciudad. Por el simple hecho de vivir en Monterrey entendemos que esta crisis está asociada con las nuevas formas de planeación urbana y de consumo, con la segregación espacial y con las barreras físicas que se construyen en un contexto de inseguridad.

En la búsqueda de un espacio público sano, diverso y lleno de vida, vecinos de la colonia Tampiquito, del municipio San Pedro Garza García, decidieron crear ellos mismos un sitio alterno para la ciudad. Organizan Paseos Dominicales, a los que invitan a todo público a disfrutar de su día libre en la gran nave de un taller mecánico y en la calle: en la cuadra de la calle Plutarco Elías Calles, entre 16 de Septiembre y Diego Saldívar.

El Paseo Dominical de Tampiquito es una plataforma para los oficios y negocios del barrio y de otras partes del área metropolitana. Participan artistas, diseñadores, artesanos, chefs y muchas personas interesadas en ofrecer lo que mejor saben y más les gusta hacer. Los diferentes puestos del paseo ofrecen, entre otras cosas, arte, diseño, cortes de pelo, ropa, accesorios, curiosidades, talleres infantiles y alimentos. A la par de los expositores, el evento incluye cine para toda la familia, competencias de salto de cuerda, demostraciones de entrenamiento canino, degustaciones de los puestos de comida, pasarela de diseños de ropa, torneos de ping pong, obras teatrales y música en vivo.

El Paseo Dominical que tuvo lugar el 20 de marzo 2011 y fue una verdadera prueba que la vida urbana de Monterrey no ha perdido su vitalidad. En Tampiquito se ha encontrado una nueva forma de convivencia. Con tan sólo percibir el gran número de carriolas, niños, jóvenes, abuelitas y perros, no hay duda que con el Paseo nació un verdadero espacio público: abierto, incluyente y accesible. Ven a comprobarlo asistiendo al siguiente Paseo el domingo 1 de mayo.

El valor del Paseo está en la impresionante mezcla de encuentros y sabores inesperados. Como decía uno de los participantes: “¡Aquí he comido de todo! Y qué bien nos la pasamos. Desde la comida oaxaqueña, hasta las empanadas de Uruguay, desde las carnes asadas a los cócteles de frutas y los hot dogs con recetas secretas…”

Las cosas que suceden y las que observamos son las que nos cuentan sobre el lugar en donde vivimos. Vimos, por ejemplo, como la narrativa que usamos para describir el espacio público de San Pedro cambió recientemente después del primer y más amplio cierre de calles a favor del peatón: San Pedro de Pinta. En esta ocasión la Calzada del Valle se convirtió en un espacio nuevo, alternativo: un espacio rescatado para peatones, ciclistas, patinadores y mascotas.

El evento San Pedro de Pinta, organizado por el Instituto Municipal de Planeación Urbana (IMPLAN) de San Pedro Garza García, convirtió un espacio semi-publico en un verdadero espacio público y de recreación. La iniciativa tiene su gran mérito por ser única e incluyente, ya que invita a todos los habitantes de la ciudad a disfrutar de un espacio seguro y gratuito para el movimiento y la interacción.

Si lo que sucede y lo que observamos es positivo, el lugar en donde vivimos se vuelve más agradable. Lo importante es permitir que las cosas pasen, salir de nuestras casas, observar, disfrutar y reconquistar el espacio público.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (6 votos, promedio: 4,17 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER