25 | abr | 2011
Nota por: Pepe Compeán
| Fotografía por: Tristan Legros
ETIQUETAS
Aquel París que nos enfermaba tanto

París era una oscura y maloliente ciudad de trazo medieval cuando Napoleón III comisionó al barón Haussmann para rediseñarla: la convirtió en una urbe donde la acomodada burguesía paseó por los bulevares más anchos del mundo, bordeados por monumentos portentosos y sublime arquitectura: una maravilla para el mundo, sí, pero negada a los parisinos más pobres. Lo universal fue el beneficio que todos sus ciudadanos obtuvieron: el nuevo drenaje profundo que aún funciona, el descenso dramático de los muertos por el tifo y la tuberculosis y, claro, la estética innegable de la ciudad, que fue copiada desde Europa hasta Australia.

Share

MaloRegularBuenoMuy buenoExcelente (5 votos, promedio: 4,40 de 5)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
KEEP IN TOUCH
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER